Restaurar: un estilo de vida

Hace dieciocho años llegamos al Castillo, nos enamoramos de él y comenzamos la tarea. La primera etapa de restauración, la que nos permitió convertirlo en un paisaje habitable, duró cuatro años. “¿En qué año terminaron la restauración?”, nos suelen preguntar. Hemos encontrado la respuesta a lo largo de este camino: “aún no terminó… y nuncaSigue leyendo “Restaurar: un estilo de vida”